¿Qué es una consola?

Las consolas son uno de los mejores ejemplos de esos elementos del mobiliario que han vuelto con fuerza. Son absolutamente indispensables por su combinación de funcionalidad y variedad de estilos.

Aún teniendo en cuenta que cuando hablamos de interiorismo hay definiciones bastante amplias, podemos describir las consolas como mesas de pequeñas dimensiones y tableros estrechos que suelen colocarse adosadas a una pared.

Aunque nunca han dejado de estar presentes del todo en ambientes de cualquier tipo, lo cierto es que estas piezas se asocian especialmente con estilos vintage. El momento de esplendor de las consolas en la decoración se vivió con el estilo Rococó y seguramente por eso aún arrastre ciertas reminiscencias en muchos modelos (materiales nobles, colores vivos, formas curvas y patas de una notable longitud)

Evidentemente esto no significa que no existan otro tipo de consolas menos recargadas. Al final se trata de un tipo de mueble con vocación auxiliar y eso lo hace especialmente orientado a cumplir con un fin práctico. Esto no ha pasado desapercibido para aquellos diseñadores amantes de las funcionalidad, con lo que podemos encontrar diseños mucho más actuales e incluso minimalistas sin perder la esencia que ha hecho de la consola un clásico.

Consolas y Mesas Consolas

¿Cuál es el mejor lugar para una consola?

Lo cierto es que las consolas lucen más y son especialmente útiles cuando se colocan junto a una pared. Por sus dimensiones son ideales para dotar a un pequeño espacio (como un recibidor o un pasillo) de una pieza decorativa y funcional donde prácticamente no cabe nada más.

Pero decorar no siempre es poner cada cosa en el sitio que se espera por lo que no debes tener miedo de buscarle una ubicación diferente. Son piezas más versátiles de lo que pueden parecer a simple vista y tienen tanto carácter que pueden darle un aire diferente a ese rincón de tu salón (en la trasera de un sofá, por ejemplo), a un dormitorio o, por qué no, a un baño.

¿Qué tipos de consolas podemos encontrar?

Es un mueble que admite muchísimas variaciones. Podemos encontrar versiones con cajones, con puertas e, incluso, existen modelos que carecen de patas y se pueden suspender a modo de baldas.

Si en lo que respecta a formatos y estilos podemos elegir entre un grandísimo numero opciones, con los materiales ocurre exactamente lo mismo ya que se pasa de la elegancia cálida de las maderas, a la solidez del metal o el hierro sin olvidarnos del vidrio que aporta ese toque ligero. Por supuesto también hay que tener en cuenta la combinación de materias primas que tanto enriquecen cualquier pieza de mobiliario.

Diferentes clases de mesas consola

¿Con qué combino mi consola??

Como decimos hay muchos tipos de consolas con lo que dependerá en una gran medida de tu imaginación y el estilo que busques.

Si te decantas por una consola clásica, puedes conseguir un efecto interesantísimo rodeándola de otras piezas de líneas rectas, sobrias, industriales o minimalistas y, claro está, si la consola tiene un diseño más moderno, puedes hacer lo opuesto y poner acentos clásicos e incluso barrocos que realcen ese ambiente.

Como decimos para decorar con una consola deberás contar con algunos elementos indispensables:

Iluminación

Por lo general estos muebles son idóneos para colocar una (o más de una) lámpara sobre ellos. En parte por una cuestión práctica: al encontrarse habitualmente en entradas y lugares de paso, pero también por estilo.

No repetiremos que la clave es el estilo que queramos conseguir, así que atrévete a romper y busca un diseño de lámpara de mesa que haga resaltar el conjunto además de aportar un punto de luz ambiental indirecta que aporte calidez.

Puedes optar por madera torneada y pintada, metal o papel. Tienes dos alternativas: o bien le das continuidad o tratas de ser disruptivo y causar un gran contraste.

La pared

Aunque no siempre hay una pared tras una consola, lo cierto es que suele ser muy normal que así sea. Consola y pared hacen un buen equipo, no te imaginas como pueden llegar a resaltar ambas cuando se empapela el muro.

Por otra parte, en la pared podrás jugar con cuadros y fotos enmarcadas, ya sea colgadas o simplemente apoyadas.

Los espejos

Junto con las lámparas son los complementos estrella para tu consola. Gracias a los espejos le daremos una mayor amplitud visual al ambiente pero también aportan carácter y se pueden utilizar para dar continuidad al diseño o todo lo contrario: establecer un punto de ruptura.

Dependiendo del tamaño de la estancia puedes optar incluso por un espejo de grandes dimensiones que quede por detrás de la consola haciendo un interesante juego.

Sillas y otros asientos

Aunque la finalidad práctica de las consolas es aportar un desahogo a un espacio que suele ser limitado, un par de sillas que completen el estilo y den personalidad al ambiente nunca serán una mala idea: todo lo contrario.

También puedes probar con algún puff o banquetas que quepan debajo de la consola, con lo que no entorpecerán el paso y estarán siempre disponibles cuando se necesiten unos asientos extra.

Almacenamiento

Si utilizas cajones, cajas, cestos o arcones en combinación con las consolas estarás aportando un extra de funcionalidad. Puede ser un sitio genial para “escamotear” aquellos objetos prácticos del día a día pero que definitivamente, no quedan bonitos

Como decorar con una mesa consola

Los textiles

Cualquier amante del diseño sabe lo que puede hacer una buena combinación de telas. Cortinas, cojinería, tapicería de las sillas incluso las pantallas de las lámparas sirven para dar una pincelada única y muy propia.

Contacto

¿Tienes alguna duda con respecto a tu consola?